El presente y futuro de la inteligencia artificial en coches

Escrito por: Concesur el 11 enero, 2018
inteligencia artificial

El desarrollo de la tecnología en los coches está llegando a niveles que no podíamos imaginar hace algunos años. Estos avances han provocado que nuestros vehículos mejoren mucho en seguridad y acondicionamiento, pero quieren ir más allá. La inteligencia artificial ya es un objetivo primario en este sector, por eso trabajan para implementarla de la mejor manera posible y convertir nuestro automóvil en autodependientes.

Sin embargo, la única pretensión de los expertos no es conseguir el coche autónomo. La inteligencia artificial se puede implementar de muchas otras maneras para mejorar nuestra conducción gracias al aprendizaje de nuestras rutinas.

Los primeros avances en inteligencia artificial ya son visibles

El trabajo por el desarrollo del coche autónomo lleva tiempo produciéndose. A través de la recopilación de datos y constantes ensayos con prototipos, están perfeccionando modelos rutinarios de vehículos sin conductor a través de los cuales perfeccionarlo. El objetivo final es conseguir que el coche se desempeñe por sí mismo, pero ya se están dando avances.

A través de las cámaras, los primeros prototipos ya están empezando a ‘aprender’ a mantener las distancias con respecto a los otros coches que circulan junto a él. Esto es ya un progreso importante, ya que, aunque el coche no deprenda de sí mismo, puede ayudar al conductor a evitar accidentes provocados por algún despiste.

inteligencia artificial

Además de la conducción, donde sí están produciéndose mejoras notables es en la experiencia del usuario. Recogiendo datos de las rutinas, el vehículo puede adaptarse para situar la temperatura de la calefacción, la altura del asiento o del volante o la emisora de radio. De esta manera, facilita el confort del piloto y le ayuda a conducir de forma más cómoda.

Lo que está por venir

Como ya hemos comentado, el principal objetivo de la inteligencia artificial es el denominado deep learning, la total autonomía del coche. Sin embargo, el dominio de las emociones, vital en decisiones de peligro cuando nos ponemos al volante, es inimitable. Además, es imposible que un dispositivo pueda almacenar todas las situaciones que se puedan dar, por lo que es complicado crear un patrón para este tipo de casos.

Esta carrera hacia la inteligencia artificial en coches no tiene tregua. Hasta que no se consiga la conducción autónoma completa (no se espera hasta la próxima década), el perfeccionamiento de este proceso es constante. Esperaremos a ver cómo encaran los dilemas tecnológicos y éticos (que la vida humana dependa de una máquina) y conseguimos un hito trascendental en la historia del transporte.

inteligencia artificial

Si estás interesado en un Mercedes-Benz nuevo aquí puedes ver todos los modelos.

Si prefieres un Mercedes ocasión, te ofrecemos los mejores precios.