Los errores comunes de los viajes en grupo de verano

Escrito por: Concesur el 4 Agosto, 2017

Los viajes en grupo son al verano como la estrella a Mercedes-Benz. Pero, ¿son los viajes en grupo un problema para nuestra seguridad al volante? ¿En verano se producen más accidentes de tráfico? ¿Cuáles son los errores más comunes?. Los profesionales de la Autoescuela Lara, en Madrid, resolverán nuestras dudas al respecto.

—¿Hay más accidentes de tráfico en verano?

—Sí, para comprenderlo tenemos que visualizar al conductor del 2017.

Si se encuentra entre los 30 y 65 es el típico conductor “urbanita”, que vive en la gran ciudad o en la periferia.Y si tenemos en cuenta la tendencia actual sobre movilidad y contaminación en estas grandes urbes, nos encontramos con dificultad para desplazarnos en transporte privado. Por ello, el uso del vehículo se ve reducido a fines de semana y periodos de vacaciones.

Si tiene entre 15 y 29 años, debido a la generalizada precariedad laboral, no suele disfrutar de vehículo propio para desplazarse. Por tanto, hará uso del coche familiar en fines de semana o periodo de vacaciones.Tasación de coches gratuita

—¿Cuáles son las causas más frecuentes de accidentes en verano?

—Asociamos el verano con el disfrute, la desconexión y el relax. Nos olvidamos de nuestra norma diaria de horarios, de la puntualidad, de la exigencia en los trabajos que precisan el 100 % de nuestra atención… En resumen, no nos exigimos lo mismo que durante el resto del año.Nos relajamos, quizás en exceso, y no le damos importancia a esos tintos de verano en la playa, a esa copita al salir por la noche… Y cómo no, aumentan las distracciones en la conducción. Además, al viajar acompañados, dedicamos una parte importante de nuestra atención a nuestros acompañantes.

—¿Qué lecciones dan para la conducción de los viajes en grupo?

—Hay dos tipos de viajes: el gran desplazamiento (esos 500, 600 o 700 kilómetros) hasta la playa y los pequeños dentro del radio de nuestro lugar de vacaciones.viajes en grupo

Para ese gran e inicial viaje debemos adoptar la filosofía que aplicamos con el resto de circunstancias que lo rodean. Al igual que estamos pendientes de renovar el DNI, el pasaporte o comprar esa maleta que se nos ha quedado vieja. No debemos dejar los detalles para el último momento. Hemos de acudir con tiempo al taller para revisar el aceite, los filtros, las cargas de aire, las ruedas…. Vamos a hacer muchos kilómetros cargados y a velocidades altas. No olvidemos que no siempre nos cogerán cita de un día para otro, por lo que hay que planificarlo previamente.

También hay que repartir bien los pesos, tanto en personas como de equipaje. El vehículo tendrá un comportamiento diferente (aceleraciones, curvas, etc.) del que tiene en vacío. En el maletero centramos el peso grande (típica maleta familiar casi un baúl) y la rodeamos con esas pequeñas bolsas de deporte, mochilas o neceseres. Respecto a las personas, debemos buscar el equilibrio entre sus pesos.

El conductor es “nuestro ángel de la guarda”. Tiene que estar fresquito, haber dormido y llevar prendas cómodas para la conducción (no vamos de playa, vamos a la playa). También hemos de cuidar el calzado y planificar los descansos. Si llevamos niños pequeños lo  ideal es que un adulto se encargue de su entretenimiento y vigilancia.

—¿Cuáles son las conductas erróneas que se realizan mientras conducimos?

— Las pequeñas distracciones (por falta de esa pequeña tensión que debemos tener para no perder la atención); la perdida de sensación de velocidad y el uso del móvil.

—¿Se pueden evitar estas infracciones? ¿Cómo?

—Sí, claro que se pueden evitar. Desde mi punto de vista, todo parte de la educación y formación que hemos recibido. Si nos hemos criado en el respeto lo trasladaremos a la carretera. Esos consejos tan básicos como el de respetar, comprender, no sorprender… Y con respecto al móvil, si realmente es tan imprescindible esa conversación (yo tengo mis más serias dudas que sea tan urgente) podemos hacernos con un manos libres. Hemos de recordar que la duración de la conversación es inversamente proporcional a la atención. Esta es la receta para el 99 % de las infracciones, para el resto: atención y predisposición.

—¿Qué pautas aconsejan para los conductores para los viajes en grupo de verano?

—Hace años, el Director de la DGT afirmó ” si se conduce no se piensa” y se hicieron chistes al respecto, pero ahí está un poco la filosofía. Las distracciones son nuestro caballo de Troya. Debemos ser capaces de asumir la responsabilidad de ese viaje y centrarnos en nuestra tarea. Tanto a la hora de la conducción (señales, tramos de obras, retenciones inesperadas…) como en nuestro propio cuidado físico. Asimismo, sería recomendable apagar el móvil. Con respecto al vehículo, si comienza a tener una edad… mantenimiento, mantenimiento y mantenimiento. Hemos de comprender al resto de usuarios y respetar a los otros vehículos, peatones y animales. Así se reduce el nivel de estrés y, con él, la tensión, la fatiga y el “tiempo teórico” perdido.

—¿Qué aconsejan a los conductores en los atascos de estos viajes en grupo?

Descubramos la radio. Por fin podemos informarnos de lo que pasa por el mundo, total, estamos encerrados como un roedor en su ratonera. Los atascos son principalmente psicológicos. Si las cosas tienen solución, ¿para qué preocuparse? Y si no tienen solución, ¿para qué preocuparse?

 

—¿Se comenten más errores cuando hacemos viajes en grupo?

— Si nos referimos a varios vehículos en grupo: Indudablemente, el estar pendiente delcuñado que se queda atrás, frenar para que no nos pierdan de vista, las carreras…Uf, ¡qué mal!, hagamos buen uso de los GPS y que el primero vaya reservando mesa.

Si nos referimos a varias personas en el mismo vehículo:Depende de los acompañantes. Pude que te distraigan si son niños pequeños o porque no para de hablar. Luego está el acompañante ideal que está pendiente del conductor (sin abrumarlo) y le facilita el viaje. Este le ayuda con las direcciones, le mantiene atento y le anima a efectuar paradas para descansar.