Todoterrenos Mercedes

Todoterrenos Mercedes-Benz. Lo mejor en cada terreno.


Los nuevos SUV de Mercedes-Benz comienzan con la “G”, inicial de “terreno” en alemán y que, además, es sinónimo de “todoterreno”. Así es en Mercedes-Benz desde que se inventó la Clase G. Hace más de 35 años desde que este modelo va más allá de caminos convencionales. Hoy en día, sus genes están presentes en todos los SUV de Mercedes-Benz, capaces de dominar la conducción en todos los terrenos. Todos llevan el gen “G”, desde el GLA hasta el nuevo GLS.
GLA. Donde desaparecen los límites.


El GLA es el todoterreno más deportivo de su categoría. Activa la curiosidad y el espíritu aventurero: en eso el nuevo GLA es un auténtico todoterreno. Por otro lado, las dinámicas líneas de su diseño irradian una fuerza natural que lo impulsa hacia delante, emulando a un coupé deportivo. Vea y sorpréndase: el nuevo GLA es imposible de encasillar, pero ideal para su estilo de vida.
GLC. Lo mejor en cada terreno.


El GLC posee una deportividad innata. Combina los rasgos de un SUV con la claridad sensual. El cuerpo del vehículo se compone de superficies angulosas con formas atléticas. Intemporal, moderno y progresista. Con proporciones armoniosas y una atractiva combinación de luces y sombras otorga rasgos poderosos en la vista lateral. La zaga muestra proporciones anchas y deportivas.
La presencia y expresividad del nuevo GLC se deben al revestimiento erguido del radiador con dos llantas y estrella mercedes. Llamativo diseño de los faros y luces diurnas y la protección de los bajos en efecto estriado.
GLC Coupé. Una fuerte personalidad y en plena forma.


El nuevo GLC Coupé combina la vigorosa figura de un SUV con las formas dinámicas de un coupé. Las seductoras líneas del diseño exterior guían la mirada del observador. El interior acoge con una concepción exclusiva de diseño.
La silueta confiere deportividad con los anchos hombros de la carrocería y los grupos ópticos traseros de configuración horizontal. Un prototipo de agilidad y expresividad. La parrilla con efecto diamante y la estrella centrada otorga la deportividad del coupé.
GLE. Arrebatador a primera vista.


El GLE aspira libertad, emana una naturalidad convincente y narra confianza cultivando apasionantes aventuras. Su concepto de diseño hace de este todoterreno un vehículo singularmente dinámico, seguro de sí mismo y dominante.
La nueva configuración del GLE con guardabarros ensanchados, nuevo diseño del paragolpes delantero y trasero y un equipo de escape con embellecedores visibles de la salida de escape, le confieren una mayor expresividad y deportividad.
GLE Coupé. En el punto de mira.


El nuevo GLE Coupé es característico por su silueta que la confiere la carrocería baja de techo inclinado. En el vehículo destacan las expresivas proporciones combinadas con elementos propios de un SUV. El diseño es espectacular. Los rasgos marcadamente horizontales se aprecian en la anchura de los grupos ópticos traseros. El adaptador para la matrícula está integrado en un paragolpes con efecto cromado.
La línea del techo desciende hacia la saga suavemente. Los rasgos característicos de Mercedes-Benz son la clave del diseño dinámico, incluso con el vehículo parado. El diseño frontal es una característica esencial en los SUV de Mercedes-Benz.
GLS. Dominio absoluto.


El GLS es capaz de tomar posesión de su entorno con su mera presencia. El frontal con resaltes irradia fuerza y aplomo, su silueta derrocha personalidad. El exterior aflora elegancia y valor. Su diseño moderno transmite claridad sensual, subrayando al mismo tiempo el poderío y la presencia del GLS.
El diseño del frontal está marcado por un paragolpes con rejilla de rombos y la protección de bajos característica de los SUV, en efecto cromado. Confiere al GLS el carácter contemporáneo. Es inconfundiblemente deportivo. El diseño de los grupos ópticos traseros es incomparable. El paragolpes trasero del nuevo diseño acentúa el aspecto atlético de la zaga.
Clase G. Llamativo, robusto y con carácter.


El diseño del Clase G es cuestión de formas. Es una atracción de miradas. Su diseño estético es exclusivo y no ha variado prácticamente desde hace más de 35 años. Es el clásico entre los vehículos todoterreno. Su diseño exterior es inconfundible y destaca por materiales y detalles selectos en el interior.
Hablar del Clase G es hablar de carácter. Sus formas son erguidas y angulosas. La aptitud todoterreno del vehículo se aprecia ya en su funcional frontal, con un parabrisas completamente plano. La zaga se ensancha hacia abajo. El imponente revestimiento de los pasarruedas y el amplio ancho de vía confieren a la Clase G un carácter robusto. En la puerta posterior del exterior se encuentra la llamativa rueda de repuesto.