precauciones

Cómo un antihistamínico me salvó la vida al volante

  • 24
  • abril
  • 2018
alergia

Concepción tiene 49 años y padece alergia al polen. Cada vez que tiene que conducir, recuerda aquella tarde de 2011 en la que sufrió un ataque de asma al volante: “Me empecé a quedar sin respiración y cada vez tenía menos control sobre el coche. Menos mal que encontré mi ventolín y pude sofocarlo a tiempo. Desde entonces, nunca me monto en el coche sin él”.