Consejos para el cuidado y mantenimiento de tu coche en otoño e invierno

Escrito por: concesur el 10 octubre, 2014

Como hemos podido comprobar en los últimos días el mal tiempo ya esta aquí, es decir entramos de lleno en el otoño y el invierno, dos estaciones espacialmente duras que dificultan notablemente la conducción, y que pueden llegar a pasar factura a nuestro coche.

Para que esto no llegue a pasar y podamos disfrutar de la conducción con total seguridad, desde Grupo Concesur os damos unos útiles y sencillos consejos para el cuidado y mantenimiento de vuestro vehículo en estas frías estaciones del año.

1) Revisa los neumáticos. Comprueba que tienen la presión adecuada y que aún tienen dibujo en todas las partes de la banda de rodadura. La ausencia de esos dibujos provoca falta de agarre especialmente en condiciones de lluvia, hielo y nieve. Si vas a circular con mucha frecuencia por zonas de nieve estudia la compra de neumáticos de invierno.

Dunlop Mercedes-Benz A45 AMG (2)

2) De poco sirve tener unos neumáticos en buenas condiciones si el sistema de frenos y/o las suspensiones no se encuentran en un estado óptimo. Con la llegada del otoño se incrementan notablemente las situaciones de falta de visibilidad por niebla o lluvia densa que nos pueden impulsar a frenar enérgicamente al encontrarnos con algún obstáculo que no habíamos percibid. Si nuestros frenos y suspensiones no se encuentran en buenas condiciones es posible que lleguemos a tener algún percance.

3) Conviene también realizar una revisión a los niveles de los principales líquidos del coche, especialmente al líquido anticongelante y al líquido limpiarabrisas, que son los que más incrementan su uso con la llegada del mal tiempo.

4) No olvides cargar las cadenas en el maletero, y sobretodo conoce su forma de colocación. Recuerda que han de ir montadas en las ruedas motrices, y en caso de ser un coche con tracción total, y no disponer de 2 juegos de cadenas, colócalas en el eje delantero ya que este es el que normalmente pierde más tracción, además de ser el de la dirección.

GLAm 09

5) Siempre que sea posible procura que tu coche duerma en garaje. Si no dispones de él intenta aparcar debajo de alguna farola y el calor causado por su iluminación logrará que no caiga el total o gran parte de la helada sobre el vehículo.

6) En caso de que no hayas podido guardar el coche bajo techo, ni tampoco hayas podido estacionar bajo una farola, y se te hayan escarchado las lunas no arrojes agua caliente para eliminar la helada. El ahorrarte el rascar hielo te puede salir caro, ya que una luna con algún impacto al experimentar ese extremo cambio de temperatura puede acabar por romper.

7) Si vas a realizar algún trayecto largo procura llevar siempre el depósito lleno. Nunca sabemos cuando nos puede sorprender una importante nevada o sufrir una avería por la que quedarnos tirados en medio de la nada. ¡Con el depósito lleno al menos no parasaremos frío!

CR-Z 2 (1)

8) Tras circular por carreteras por las que hayan echado sal para evitar los efectos de heladas y nevadas no olvides lavar intensamente los bajos de tu coche, ya que la sal es altamente corrosiva.

Y no olvides que la precaución y el sentido común son dos grandes aliados ante la conducción en condiciones climatológicas adversas. En Grupo Concesur estaremos encantados de atenderos en todo lo que podáis necesitar a la hora de preparar vuestro coche para el mal tiempo, no dudes en acercarte a nuestros talleres en los concesionarios, o bien, escribiéndonos a: mk2.0@grupoconcesur.es