Qué necesitas para viajar con mascotas en el coche

Escrito por: Concesur el 18 agosto, 2017

Para viajar con mascotas en tu vehículo es importante estar informado y contar con el equipamiento adecuado. La Asociación Nacional Amigos de los Animales (ANAA) ofrece una completa serie de consejos y precauciones a tener en cuenta antes de ponernos al volante.

 

 

― ¿Se puede viajar con mascotas?

¡Por supuesto que puedes viajar con mascotas! En tu vehículo privado y con las medidas de seguridad necesarias. No hay distancia que os pueda impedir disfrutar de unas estupendas vacaciones con la familia al completo. No hay excusa para el abandono.Tasación de coches gratuita

― ¿Qué aconseja para viajar con mascotas?

Para que el trayecto sea parte del disfrute vacacional, lo mejor es tener en cuenta algunos consejos para el bienestar del animal y la seguridad de todos. Según la normativa vigente, es obligatorio asegurar la “adecuada colocación de los objetos o animales transportados para que no haya interferencias entre el conductor y cualquiera de ellos”. Dado que no se concreta de qué modo, existen en el mercado distintas opciones cuya elección dependerá mucho del tamaño del vehículo, del animal y de cuántos pasajeros más vayan en el mismo.

― ¿Qué se suele usar para hacerlo?

En general y muy brevemente explicamos a continuación cómo puedes viajar con mascotas de forma segura. En el caso de los perros:

a) Si el animal viajara en el maletero es imprescindible retirar la bandeja para permitir su correcta oxigenación. Pero esto le permitiría acceder al interior del vehículo e incluso al conductor, por lo que solo así, no estaríamos cumpliendo con la norma ni seguridad básica. Se abren varias posibilidades al respecto:

  1. Utilizar un transportín: siempre de un tamaño que permita al animal estar amplio y cómodo en él y que se haya positivizado su uso previamente. (Igualmente es necesario retirar la bandeja para asegurar una mejor aclimatación y oxigenación del animal y no obstaculizar la puerta con maletas u otros objetos).
  2. Cinturón-correa y arnés: se trata de una correa cuyo extremo es igual al enganche del cinturón de los asientos. De este modo puede pasarse entre los asientos y engancharse, y el otro extremo irá al arnés del animal. Hay que asegurarse de que la longitud de esta correa permita al animal moverse (sentado, de pie, tumbado) sin que sea posible que en ningún caso llegase a alcanzar al conductor.
  3. Red o malla entre el maletero y los asientos: se trata de una malla que puede engancharse de lado a lado del coche tras los cabeceros de los asientos traseros. Pero esta medida, por sí sola no garantiza la seguridad del animal que, si no fuera debidamente sujeto, podría golpearse o dañarse en caso de frenada o accidente.viajar con mascotas

b) Si el animal viajara en los asientos traseros:

  1. Podremos utilizar igualmente el transportín anclándolo ahora con el cinturón de seguridad para que no pueda desplazarse y provocar daños al animal o riesgos que puedan afectar a otros ocupantes ni al conductor.
  2. Cinturón- correa y arnés: igualmente válido si el animal va en el asiento y donde, lo más importante, será asegurar que la longitud de la misma no permite al animal acceder a la parte del conductor. Importante: utilizar arnés para el animal y al que enganchar la correa, ya que con el collar podemos provocar un ahogo en caso de frenada o accidente.
  3. Red o malla: igualmente existen mallas o redes más grandes que impiden el acceso a los asientos delanteros pero, al igual que la posibilidad de utilizarla para impedir el acceso del maletero a los asientos traseros, en este caso tampoco estamos garantizando debidamente la seguridad del animal.

Para gatos y otros animales de menor tamaño: lo mejor es que vayan en el interior de un transportín en los asientos traseros del vehículo y correctamente anclado con el cinturón de seguridad.

 

― ¿Los animales necesitan descansar durante el trayecto?

Al igual que nosotros, ¡ellos también necesitan parar! La recomendación habitual para el descanso de los conductores (2 horas) es la misma que hacemos para nuestros animales. No importa si el animal está muy acostumbrado a viajar en coche o no, el hecho de no poder estirarse y moverse libremente, el movimiento constante, etc. provocarán cierto estrés en el animal que es necesario mitigar. Por ello, en esas paradas que el conductor aprovechará para recuperar su concentración y estirar las piernas, nuestro perro aprovechará para conocer los olores del lugar elegido y, seguramente, ¡conquistarlo! Aprovecharemos para ofrecerle un poco de agua, al principio del descanso y que no beba una cantidad excesiva de golpe que pudiera hacerle vomitar al reanudar la marcha.

En el caso de gatos y otros animales de menor tamaño que, como se recomienda, viajen en transportín lo mejor será que no salgan de este bajo ningún concepto. En caso de que queramos aprovechar para retirar alguna manta o toalla del interior que se haya podido mojar o manchar o para ofrecerle agua, lo haremos con el vehículo cerrado para evitar riesgos de escape. Una vez finalizada esta tarea, sí podremos bajar el transportín con nosotros para que pueda oxigenarse mejor. (A veces, según el animal, será más conveniente poner una sábana por encima para que no sienta el estrés de desconocer el entorno).

Aprovechemos para ventilar el coche y, sobre todo, ¡nunca dejamos al animal dentro solo mientras nosotros salimos! 

― ¿Cómo podemos entretenerlos?

Lo mejor es que el animal vaya tranquilo y evitar el juego en el interior del vehículo. Primero, porque podríamos perjudicar a la concentración del conductor y aumentar el riesgo de accidente. Pero también porque generaría un estado de ansiedad en el animal que no le produciría ningún beneficio. Así que, sobre todo si viajan niños en el coche, las normas deben estar claras para todos. Tampoco conviene darle un hueso o mordedor porque puede igualmente generarle ansiedad, pero también podría atragantarse y para nosotros será más difícil actuar rápido, más aún si viaja solo con el conductor.

― ¿Qué precauciones sugiere para realizar el viaje?

Las principales precauciones, además de las medidas de seguridad mencionadas y los consejos para el descanso y tranquilidad del animal, es conveniente que no haya comido al menos en las 4 o 5 horas anteriores al inicio del viaje, para evitar vómitos o indigestión (¡no hace falta saltarse una comida, podremos compensarle con una pequeña porción al llegar al destino!). Tampoco conviene que la ingesta de agua durante el viaje, en las paradas, sea excesiva pero no debe privarse al animal del acceso al agua en estos momentos para evitar deshidrataciones.